Print

Print


LA MARCA DEL ACUSATIVO

[escrito en Español Fácil]

La marca del acusativo (-n) es uno de los puntos de discordancia más
frecuentes al evaluar las características del esperanto. Este
elemento, que es extraño a las lenguas occidentales, es díficil de
usar correctamente para mucha gente. Ante esta cuestión, existen tres
posturas principales:
1. Algunas personas consideran la marca del acusativo como un
instrumento esencial e irrenunciable para conservar la libertad de
orden sintáctico.
2. Otros piensan que esta flexibilidad no es tan importante y que se
debe eliminar la -n y establecer un orden fijo SVO, o bien permitir
que sea el contexto quien clarifique las funciones.
3. Un tercer grupo de personas defiende una solución intermedia, en la
que el uso de -n es opcional. De esta manera, la marca del acusativo
se usa exclusivamente cuando se desea poner el objeto directo al
comienzo de la frase, por ejemplo; pero esta solución no satisface a
todos.

En mi opinión, tener cierta libertad de orden sintáctico es
importante. Por cuestiones pragmáticas, es deseable que una frase
pueda comenzar tanto por el sujeto como por cualquiera de los objetos.
Sin embargo, no creo que la marca del acusativo sea necesaria para
conservar esa flexibilidad.

Es interesante observar que lenguas naturales como el español, el
francés, o incluso (en menor medida) el inglés, que no tienen
acusativo (excepto en los pronombres personales), resuelven el
problema de una manera simple, y a nadie se le ha ocurrido adoptar
esta solución en esperanto u otras lenguas similares. Efectivamente,
en francés, español, y otras lenguas, se puede poner el objeto directo
al comienzo de la cláusula sin producir ambiguedades. ¿Cómo?

Normalmente estas lenguas diferencian objeto y sujeto mediante el
orden sintáctico (SVO), pero se puede comenzar una frase con el objeto
directo, referenciándolo después con un pronombre anafórico; por
ejemplo: "el canario, mi padre lo llevó al veterinario". Esta
estrategia aplicada al esperanto daría: "la kanario, mia patro portis
ghi al la bestkuracisto" (= "la kanarion mia patro portis al la
bestkuracisto"). De esta manera, no es necesario usar el acusativo
para poder situar el objeto directo al comienzo. Curiosamente, muchos
hablantes de esperanto ya utilizan espontáneamente construcciones de
este tipo (O,SV); por ejemplo: "La libro kiun vi rekomendis al mi, mi
ne trovis ghin en la librejo". Esta solución, de tipo sintáctico y no
morfológico, tiene también la ventaja de ser más adecuada con los
nombres propios: "Susan, mi ne trovis shin" (en vez de "Susan-on mi ne
trovis" o similar). Podemos decir, en consecuencia, que ésta es una
solución simple, natural, y efectiva, y que tiene la ventaja de no
introducir elementos nuevos o artificiosos en el idioma.

Saludos,
Marcos